Mi primer viaje de negocios

El jueves 27 de Septiembre de 2007, hice mi primer viaje de negocios. En concreto me enviaron a Madrid, al centro de la península donde se reparte el “pescao” de todo y de todos.

La aventura comienza a las 05:30, hora a la que me levanto para asearme, afeitarme, desayunar y partir hacia la universidad donde me estaba esperando mi compañero de trabajo y viaje David.

A las 6:40 estábamos ya en la estación de tren de Alicante listos para coger el tren hacia Madrid. El cafetito que nos hicimos antes de subir al tren nos vino de perlas para despejarnos un poco y ser conscientes de lo que nos esperaba durante todo el día. Una vez arriba del tren entendimos el motivo de que nos hubieran dado billetes de tren en asientos separados, en concreto separados por 5 vagones de tren. El motivo era la Feria del Calzado en IFEMA y sabida es la cantidad de gente que se dedica al calzado en Elche y Elda-Petrer.

El viaje de ida lo pasamos casi en su totalidad en la cafetería del tren. Acompañados de otro café seguimos charlando y preparando la reunión a la que íbamos. Nos encontramos también con unos conocidos de la universidad que iban a Madrid a buscar piso porque se han matriculado en un Máster en desarrollo de Videojuegos. Esperemos que tengan suerte con esta andadura.

taxis en chamartin

Llegamos a Madrid a las 10:30 pasadas, cogemos un taxi hacia la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y en unos minutos estábamos en nuestro destino. Entramos en el edificio y cogemos el ascensor atómico que tenia el edificio de 18 plantas donde esta ubicada la fundación. Lo de ascensor atómico lo digo porque teníamos que s subir a la 7ª planta y tardo unos 0′ segundos y casi perdimos los gayumbos por la aceleración.

En la reunión conocimos en persona a Ricardo, Manolo, Laura y alguno mas. También estuvo presente Adolfo, el diseñador que le dará color a nuestro trabajo. Duró hasta las 14:30 y fue bastante productiva. Después de la reunion comimos con ellos en el Zoquito, una cafetería al lado del edificio que solo tenia mesas en la terraza y justamente pegaba un fresquete de cuidado. Menos mal que íbamos de traje y la chaqueta aguanto la embestida. Hablando del traje, éramos los únicos que vestían formal :P. Esto me hizo reflexionar y darme cuenta lo diferentes que somos de la gente de Madrid, imagino q al igual que en otra gran ciudad.

Después de la comida nos quedaban unas cuantas horas hasta las 19:45 que salia nuestro tren de la estación de Chamartín. Adolfo, el diseñador, se ofreció a acompañarnos hasta la estación de Atocha donde podríamos visitar alguna sitio y coger el mismo tren que pasa un poquito después por allí.
Bajamos por la Castellana a pie algunas manzanas y luego cogimos un autobús hasta la Glorieta de Carlos V. Durante el trayecto Adolfo nos fue contando que era cada cosa que veíamos. Nos hablo de su trabajo en xsto.info que es algo peculiar (es una cooperativa de 4 personas que se dedican a una gran diversidad de proyectos).
Nos propuso visitar su oficina en el barrio de Lavapies, peculiar donde los haya. Sinceramente, no cuadrábamos mucho dos personas de alicante vestidos de traje chaqueta y con un portatil a la espalda en aquel barrio. Cuando pasamos por la plaza de Lavapies vimos escenas de pobreza y marginalidad que cuadrarían perfectamente en cualquier programa de Callejeros. Por suerte no nos pasó nada a pesar de la ingente cantidad de yonkis con la que nos cruzamos.

Apple MAcintoshFinalmente llegamos a su también peculiar oficina que comparten con Traficantes de sueños que es librería, editorial y distribuidora de libros muy relacionados con los movimientos sociales. allí nos presento a otro miembro de la cooperativa y pudimos admirar la cantidad de material heredado de un hacklab. Entre estos trastos había un Apple Macintosh 128k una verdadera reliquia que según nos contó Adolfo estaba firmado por los creadores en el interior de la carcasa.

Acabada la visita nos dirigimos David y yo por el “colorido” barrio de Lavapies hacia la estación de Atocha. Nos compramos unos donuts en el Dunkin Donut y nos tomamos un café de camino. Sobre las 17:30 estábamos en la estación de tren. Intentamos cambiar el billete para el tren anterior pero por 10 minutos no pudo ser, así que nos toco esperar hasta las 20.00 que pasaba nuestro tren por allí.

Subimos al tren y de camino a casa fuimos comentando la jugada del día. A las 23:45 llegamos a la estación de alicante y finalizó nuestra aventura.

tortugas en atochayo en el tren

Posts relacionados